Cofradía
Coronación de la Virgen

Coronación de la Virgen de los Dolores

El Miércoles Santo La Dolorosa se encuentra colocada en su lugar de siempre, delante de la capilla de San Francisco, esperando la concentración de los demás pasos en la parroquia. El Viernes Santo, después del tercer abrazo, Nuestra Señora de los Dolores da por terminada la Semana Santa del año 2010 y se retira al interior de la parroquia de Nuestra Señora de Belén. Así se podría resumir, como cada año, la participación de La Dolorosa, todos los años son iguales y al mismo tiempo diferentes; pero en la crónica de éste, hemos de incluir lo que ha ocupado a la cofradía los dos últimos años. En repetidas ocasiones nos recuerdan a las cofradías que no hemos de quedarnos en sacar el paso y ya está; nos dicen que una cofradía ha de ser más y hacer más, mucho más, y de eso se trata ahora.

Ya hace un tiempo, se trató en la asamblea de la cofradía la posibilidad de promover la coronación canónica de la Virgen. En aquella ocasión no se fue más allá que de una propuesta que necesitaba algún tiempo para ser asumida plenamente y con posibilidades reales de llevarla adelante. Y es en el año 2008 cuando las tres parroquias crevillentinas y la cofra- día se pusieron a trabajar, muy seria y cuidadosamente, para hacer llegar al pueblo de Crevillent nuestra intención: reconocer a La Dolorosa como Madre y Señora nuestra. No se trataba más que de conseguir que por parte de la Iglesia se reconociera, de forma pública y oficial, lo que ya sabíamos nosotros; aquello que los fieles crevillentinos ya hacíamos desde el siglo XVII y sin necesidad de ningún reconocimiento oficial: que le profesamos una devoción especial a La Madre de Dios, que le cantamos, la acompañamos, la abrazamos, le rezamos, le pedimos...

Los tres consejos parroquiales, la junta directiva y els agarradors y colaboradores de la cofradía, con la coordinación del comisario de la coronación Javier Aznar Mas, son los encargados de llevar a todo el pueblo de Crevillent, ciudadanos e instituciones de todo tipo, la iniciativa tomada. Toda una serie de actos hacen participar a los crevillentinos en la demanda que se va a hacer al obispado. Actos que tienen su culminación el Sábado de Dolores pasado, en que el obispo D. Rafael Palmero coronó a La Virgen de los Dolores como Madre y Señora del pueblo de Crevillent, los padrinos de la Coronación Canónica fueron el alcalde Crevillent, César Augusto Asencio Adsuar, y su esposa, Mari Carmen Mas Magro. Cabe recordar ahora los actos que se han realizado desde aquel 15 de septiembre de 2008, día de la celebración de la Virgen de los Dolores, hasta el 20 de marzo de 2010, día de la Coronación. Y que este recuerdo sirva para manifestar nuestro agradecimiento a todos aquellos que han participado en todas y en cada una de estas actividades; ya sea cantando, firmando una adhesión, aportando un donativo, asistiendo como fieles, conferenciando, tocando un instrumento... Sabíamos que vuestra respuesta sería siempre positiva a nuestras demandas de colaboración; y por eso mismo, nuestro agradecimiento es aún mayor.

La Madre de Dios ha visitado su pueblo. Se han celebrado eucaristías y besamanos en las tres parroquias y en la capilla de la residencia de ancianos La Purisima; siempre con la emoción y el sentimiento de verla y poder besarle la mano en tu propia parroquia, en tu casa. Pero de manera especial recordamos la visita a la residencia; los asistentes éramos todos especiales; las hermanas carmelitas, los niños del colegio que le cantaban y, sobretodo, los ancianos de la residencia. Ver un anciano llorando cuando apenas llegaba a acariciarle la mano, vale por todos los otros actos. Y la música, y el canto. Unos y otros, todos los coros crevillentinos, las bandas de cornetas y tambores, las agrupaciones musicales, los dulzaineros. Las iglesias se llenaron de música en honor a la Virgen; tanto si es una dulzaina como si son unas voces blancas, como un timbal, como un cornetín, como... Le hemos compuesto y cantado un himno, una plegaria.

Hemos hablado de la devoción a la Virgen, de la religiosidad popular, de la visión que tienen los sacerdotes de la Madre, de lo que le cantamos en el Septenario, de cómo la hemos adorado a lo largo de la historia y cómo la adoramos en el presente, de cómo la vestimos. En fin, hemos hablado de Ella. Y no sólo eso, también la hemos pintado como Señora de Crevillent. ¿Y eso es todo? ¿Hacer todo eso que decimos que hemos hecho por Ella? No, claro que no. En la medida de nuestras posibilidades, con nuestras aportaciones económicas y de trabajo personal, con nuestra cena solidaria, a pesar de la época tan difícil que estamos viviendo, o quizá por eso mismo, también le hemos hecho una Corona Social, a veces no bien entendida por algunos. Y ésta sí que es la importante, la de verdad. Don Pedro ha explicado mejor que nosotros el verdadero valor de una corona social. Pero, ¿eso es todo? ¿Ya hemos terminado? No, claro que no. ¿Qué hemos hecho, ponerle una corona a la Virgen? Pero si Ella no la necesita para ser nuestra Señora. Entonces, ¿qué es lo que hemos hecho? Simplemente nos hemos dado a nosotros mismos un reconocimiento, nos hemos dicho que llevamos mucho tiempo siendo sus devotos fieles, que la hemos coronado a Ella en representación de todos nosotros y que se trata de una forma de manifestar que ya nos considerábamos sus bienamados hijos.

¡Muchas gracias a todos!

Video de la Coronación de la Virgen







Fotos de la Coronación

La Coronación en imágenes...








Acerca de la Cofradía

Plaza Doctor Mas Candela 4, 1º.
03330 Crevillent (Alicante)
Tfno.: 965 400 230
Correo Electrónico
Formulario de Contacto

Hazte Socio

¿Quieres pertenecer a la Cofradía Virgen de los Dolores?
Cuota anual de 14 €
Solicita Información y nos pondremos en contacto contigo.